Friday 16th of November 2018 22:03:13 pm

América Latina: una ventana al futuro

Estará en nosotros decidir si queremos abrir la ventana al mundo y que éste nos mire con todos los recursos que poseemos para que finalmente entremos en el camino del desarrollo. Fuente: Miguel MantelliHasta hace poco tiempo atrás, nadie miraba a esta región como algo interesante, sino más bien como un lugar del mundo en donde se generaban conflictos, se cambiaban gobiernos muy rápido y las economías y las monedas se caían irremediablemente producto de las inadecuadas políticas emplazadas por los gobiernos de turno. Poco a poco, la percepción de esto ha ido cambiando. Claro está, hay todavía países que mantienen un débil nivel de gobernabilidad que hacen que esa visión de América Latina aún no pueda ser despegada definitivamente de los ojos del mundo. Pero, gran parte de los países que conforman la región, se han vuelto definitivamente serios y atractivos para el resto del mundo. Un mundo, por su parte, conflictivo desde todo punto de vista y económicamente inestable. Tan inestable, que presenciamos de manera asombrosa como la Comunidad Europea debe salir todos los meses a salvar a alguno de sus miembros.

Al momento de escribir este artículo tenemos a un país como Grecia al borde del default, y su gobierno deberá hacer tremendos ajustes fiscales, si es que desean salir del atolladero en el que están inmersos. Comparativamente hablando, la situación de Grecia hoy es mucho peor que la que tenia Argentina en 2001, y sin embargo, Argentina terminó en la peor crisis de su historia, entrando en default y devaluando groseramente su moneda. ¿Podrá Grecia resistir los embates del mercado estando atada a una moneda única como el Euro? ¿Cómo se sentirán los contribuyentes alemanes de financiar a los “ineficientes” griegos? Las huelgas y las presiones del pueblo griego, ¿le permitirán al gobierno efectuar los ajustes necesarios para que su situación fiscal pueda ser un poco más sana en los años por venir?

La caída de Grecia no sólo traería complicaciones al mismo país, sino que, seria un tremendo efecto en cascada sobre las economías que se manejan en la eurozona. Un efecto dominó que seguiría posiblemente con Portugal, Irlanda, España, Italia y quien sabe que países más… Claro, el tratado de Maastricht debería evitar todos estos sinsabores, si se cumpliera!! La economía europea es traccionada principalmente por Alemania y Francia, el resto acompaña. Una sociedad anquilosada, donde la juventud curiosamente se embarca a buscar trabajo calificado en otros lugares del mundo. ¿En dónde? Sí, aunque no lo crean, América Latina es el destino de muchos de ellos.

¿Qué demandará el mundo para los próximos años? ¿Dónde nos pone el año 2050? Veamos rápidamente dónde y en qué podemos destacarnos.

El mundo necesita de los siguientes elementos claves para su supervivencia: alimentos, agua, energía (este tópico comienza a generar tremendos conflictos e incluiremos aquí todo lo relacionado con la sustitución de las energías clásicas por las energías renovables), y espacio físico…!

África es aún un continente cuya infraestructura va a demorar más de 50 años en ponerse medianamente a la par de la actual América Latina, siendo muy optimistas. Asia tiene una superpoblación que comienza a generar serios problemas y, curiosamente, su inserción de la mano de China, India y otros países traccionadores de economías de mercado hacen que cada vez más personas accedan a un consumo primario mayor, incrementando la demanda de alimentos. ¿Quién hubiese pensado hasta no hace más de unos cuantos años, que los comodities aumentasen de valor de forma totalmente opuesta a aquellos productos manufacturados con mucho valor agregado?.

¿Qué porción del mundo entonces nos queda? Efectivamente, América Latina.

Con superficies enormes, y con una población moderada con una educación promedio, estamos en condiciones de proveer al mundo de lo que necesita. Nuestra región puede transformarse y de hecho lo está haciendo en la generadora de alimentos para todo el planeta. Los desarrollos tecnológicos y de ingeniería genética, hacen además que cada vez más y más regiones, antes descartadas se estén incorporando todos los años al esquema productivo. China absorbe todo aumento de producción de alimentos que se pueda imaginar e impulsa el precio de los comodities como nunca antes se había visto. Países con enormes reservas de petróleo, pero, lo que es mejor, con estructuras que permiten producir elementos que luego se pueden convertir en energías alternativas (oleaginosas, algas, etc.), América Latina es líder en biocombustibles, y a medida que el petróleo vaya terminándose, entonces adquirirá una importancia vital, hasta tanto el mundo pueda desarrollar algún otro tipo de energía alternativa.

Agua: América Latina posee las reservas de agua potable más grandes del mundo. Es notable conocer las estadísticas de uso mundiales del agua potable y ver que para dentro de no más de 20 años se tornará en un elemento crítico. Increíblemente ya hay países de América Latina que están exportando agua a Asia.

En un mundo donde el valor del dólar se desploma, y en donde el dinero no paga tasa de interés, el atractivo en inversiones como las mencionadas, comienzan a girar las cabezas de los capitales. Entonces es nuestra responsabilidad mostrar que podemos ser confiables y atraer dichos capitales a nuestra región del planeta para que continúen el desarrollo de todo el potencial que acabamos de describir. No es tarea fácil, los gobiernos de nuestra región deberán dar señales claras de estabilidad de las reglas de juego de la economía, tratados económicos con el resto del mundo, una transparencia en materia de prevención del lavado de dinero y por sobre todas las cosas, una mantenimiento y respeto hacia las instituciones democráticas.

Un mundo que está refugiándose en el oro como mecanismo de inversión, nos muestra claramente su debilidad. Las economías centrales como hemos mencionado están muy debilitadas y el horizonte no parece ser muy promisorio para éstas. Los mecanismos para que puedan estabilizar sus crisis solamente traerán un freno del consumo y como es lógico de la actividad económica en sí misma.

Países como Brasil, Chile, México, Uruguay, Colombia, Panamá, están demostrando al mundo que la región puede ser seria y responsable sin importar el color del gobierno de turno. No estamos afectados por guerras ni por conflictos sociales, y además, nuestros idiomas son relativamente similares y comprensibles por el resto del mundo.

Somos en definitiva, una ventana al futuro. Estará en nosotros decidir si queremos abrir dicha ventana al mundo y que el mundo nos mire con todos los recursos que poseemos para que finalmente toquen a nuestra puerta y entremos así en el camino del desarrollo que siempre soñamos. Tenemos todos los recursos para que ellos sea posible, materiales y humanos.

Este ha sido un pequeño resumen de un estudio efectuado sobre el tema, y que se ha plasmado en un video que quiero compartirlo con todos ustedes y que puede ser visto aqui.